Educación para la salud

Título del trabajo: Educación para la salud y educación para la vida adulta: tres proyectos para los adolescentes de la escuela especial 11.

Autora: BRUNO, Fabiana Marcela.

Institución: Escuela de Educación Especial Nº 11, D.E. 15º.

 

Resumen: El trabajo en equipo de los profesionales docentes del área psicomotriz (profesora de educación física y maestra especial de psicomotricidad) permitió repensar las posibilidades de los alumnos adolescentes con discapacidad motora y mental; intentando proponer actividades acordes a sus intereses y trabajando en la promoción de la salud.

La organización mundial de la salud plantea que “la actividad física suficiente y regular es una de los principales factores de promoción y mantenimiento de la buena salud durante toda la vida”[1].

En la adolescencia, como en cualquier otra población escolar, se comienzan a ver signos de sedentarismo que ponen en peligro las adquisiciones como por ejemplo, la marcha autónoma.

Con el trabajo en tres proyectos (bochas, danza y actividades de vida en la naturaleza) se intenta hacer a los alumnos agentes de su propia salud, a partir del aprendizaje del valor del movimiento, intentando involucrar en los mismos a toda la comunidad educativa.

Educar para la vida adulta a partir de asumir responsabilidades y roles distintos.

 

 

Intentar escribir acerca de las prácticas pedagógicas es intentar escribir acerca de los vínculos. Es por  ello que la primera idea que quisiera transmitir en este trabajo es la profunda emoción y la alegría que me da trabajar con estos jóvenes que demandan todo el tiempo más de mí como profesional y como persona. Que mis alumnos me llamen por nombre y apellido; o crucen el patio para darme un abrazo, era algo que ya había olvidado, y que les agradezco redescubrir. A ellos, y a sus constantes esfuerzos por superarse dedico este trabajo.

 

Los alumnos de la escuela especial N° 11 “Dr. Aquiles Gareiso, son niños y adolescentes con discapacidad motora y mental. En este trabajo en particular me ocupare de los adolescentes enmarcando el tema en el eje numero tres (3) correspondiente a las prácticas educativas de transición a la vida adulta.

Se nos ha pedido que relacionemos nuestras practicas con el marco teórico del que partimos, por lo que decido comenzar tomando el Proyecto Escuela 2010 y al leerlo, seis meses después de haberlo ayudado a escribir, encuentro que este se resignifica en cada renglón.

Este proyecto se llama “Cuando las miradas hablan” y nos propone, por ejemplo,  volver a mirar bien” al diagnosticar la “dificultad que tenemos los docentes de esta escuela de percibir, interpretar y  atender los deseos, necesidades, emociones e intereses de los alumnos.”

Y al mismo tiempo que plantea trabajar para que “emerja el sujeto capaz de apropiarse y participar activamente de la vida escolar”.

Quizás desde mi formación que es doble, desde las  áreas de salud y de educación, me acerco a las cosas con una mirada distinta, sabiendo la intima relación que tienen, en estos alumnos, la salud y las adquisiciones pedagógicas.

Nuestros alumnos adolescentes, a los que les cuesta encontrar tratamiento kinesiológico o de otros profesionales porque “ya son grandes”.A quienes les cuesta sostener las mismas actividades terapéuticas y escolares, que se repiten rutinariamente desde la infancia.  A nuestros alumnos que, si querer infantilizamos proponiéndoles actividades similares a las que realizamos con los niños.

“Cuando nuestros alumnos llegan a la adolescencia  surge la necesidad permanente de buscarles nuevas actividades que despierten su interés, estimulen sus capacidades y los gratifiquen emocionalmente”[2].

Por eso surge la necesidad de plantear nuevos espacios y nuevas propuestas de aprendizajes. Propuestas que tengan que ver con la actividad física, con el movimiento y su valor en el aprendizaje. Intentando que emerja el sujeto- alumno que como adolescente que es, se hace cargo de su cuerpo, de su salud, de sus posibilidades y dificultades.

La organización mundial de la salud (OMS) desde la perspectiva de la atención primaria de la salud (APS) sostiene el valor de la prevención tanto primaria (protección y promoción) como terciaria (rehabilitación para evitar nuevas enfermedades o complicaciones).Explica el rol de la comunidad como responsable y agente salud.

Por otro lado se refiere a los “determinantes sociales de la salud que son las circunstancias en las que las  personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen…” y propone como primera estrategia el mejorar las condiciones de vida cotidianas.

Plantea que “la actividad física[3] suficiente y regular es uno de los principales factores de promoción y mantenimiento de la buena salud durante toda la vida”.

En estas propuestas que queremos compartir, esperamos trabar para ser una comunidad educativa que promueve la salud; y que los aprendizajes adolescentes traspasen el ámbito escolar logrando adultos actores de sus propias vidas.

 

Desde estas perspectivas se plantean los siguientes proyectos:

1- Bochas (BOCCIAS).

Bochas es un juego de precisión, estrategia, con sus propias reglas recogidas en un reglamento internacional. “Es un deporte para-olímpico creado especialmente para personas con parálisis cerebral y permite a los adolescentes con buen nivel de comprensión acceder a una actividad altamente estimulante, que se comenzó a practicar en la escuela en 1997[4] .Hemos evaluado años previos que su juego “es un gran incentivo que despierta en los alumnos el deseo de practicar un deporte en el cual pueden ir progresando, les permite valorar su propio rendimiento, incrementar su autoestima y su capacidad de socialización ya que son muy frecuentes los torneos que se realizan con la comunidad.”[5]

 

2- Actividad física en la naturaleza.

El proyecto esta destinado a los alumnos con marcha; fomentando su autonomía, movilidad, desplazamientos y mejorando su estado físico; logrando el máximo desarrollo de las capacidades y habilidades motoras mediante actividades lúdicas y actividades en la naturaleza. En el se incluye  la iniciación deportiva a atletismo, no solo para aumentar sus bagajes de experiencias si no también para motivar la actividad deportiva de modo que esta sobreviva aun después de la escuela.

 

3- Danza

La danza es una actividad artística, educativa y terapéutica que defiende los derechos que todos los seres humanos tenemos  de expresarnos en libertad más allá de las diferencias, reivindicando el derecho de igualdad de oportunidades para todos.

La danza como una propuesta didáctica que plantea la posibilidad de trabajar, desarrollar y mejorar la capacidad creativa del alumno en un clima de diversión, relación y comunicación entre compañeros.

 

Para explicar la evolución y logros de estos proyectos tomaré algunos objetivos, sus actividades posibles, destacando solo aquellos que se relacionan con aspectos de la promoción de la salud desde la perspectiva de la OMS y  con la mirada del alumno como sujeto adolescente.

1- El proyecto bochas implica un deporte y un reglamento que debe ser conocido y aplicado. Es un deporte en equipos, con un capitán que toma decisiones. Por ello se plantean objetivos que intentan acercar al mundo del adulto: “Favorecer la toma de decisiones ante situaciones planteadas.-Estimular la relación con otras personas y adquirir la responsabilidad que significa ser parte de un equipo. Desarrollar  la atención  y el respeto de los tiempos propios y del otro.”

Entre los objetivos que promueven la salud: “Mejorar las posturas, para el mejor lanzamiento; enseñar las adecuaciones y adaptaciones de la silla para mejora la técnica del juego. -Desarrollar autonomía en el espacio, mediante la orientación y control espacial.”

Actividades: se realiza una entrada en calor y ejercitación de la movilidad general de columna, tronco y de los miembros superiores. Esta entrada en calor fue enseñada por las docentes y luego paulatinamente esta actividad esta a cargo de los alumnos quienes rotan como responsables de esta actividad.

Que puedan verse, controlar sus posturas, aprender cual es la mas adecuada en relación a la dirección del tiro, etc. son aprendizajes que sirven en la cotidianidad de las adaptaciones a los distintos muebles, espacios familiares y sociales, etc. Que respeten los resultados obtenidos (ganar y perder) y a sus adversarios, al docente que hizo de réferi, y sostengan el trato cordial, la camaradería, etc. son aprendizajes para la vida adulta.

 

2- En relación al proyecto de actividad física en la naturaleza.

Este surge de la observación directa de la tendencia al sedentarismo que comienza en la adolescencia en los alumnos que han adquirido y afianzado la marcha. Este diagnostico nos hace insistir en el movimiento pensando en que no se pierdan las adquisiciones. Este proyecto  tiene antecedentes en actividades llevadas a cabo años previos como “paseos al aire libre haciendo caminatas, disfrutando de los juegos y explorando el medio ambiente.”[6] Pero recién este año se organiza como proyecto y vuelca al PE.

Algunos de los objetivos son: “Crear nuevos patrones motrices que incrementen su vocabulario corporal.-Participar en juegos y actividades deportivas estableciendo comunicación verbal y gestual al igual que relaciones constructivas.-Adoptar hábitos de higiene, de alimentación, posturales y de ejercicio físico que incidan positivamente sobre la salud y calidad de vida.-Fomentar la cooperación, solidaridad y compromiso.”

Espontáneamente, en las actividades que se plantean, surgen aprendizajes en relación al cansancio muscular, la fatiga, el reposo, la hidratación, la fuerza, la resistencia, etc. Se explican hábitos saludables y se sostienen en el espacio de este proyecto (por ejemplo la higiene personal post actividad). Se plantean pequeñas rutinas (movilidad articular, entrada en calor, trabajo aeróbico, vuelta a la calma, relajación, elongación). Empezamos a señalar músculos del cuerpo humano y la tarea para la próxima clase es investigar donde se ubica, para que sirve. Es decir, empiezan a aparecer nociones de anatomía y fisiología humana. Y desde ellas las diferencias entre individuos , entre personas de distinto sexo.

En noviembre de este año saldremos de campamento, en el marco de los Campamentos de la Dirección de Inclusión Escolar del ministerio de educación de la CABA, gracias a la  gestión de la profesora de Educación física. Los docentes que realizaremos este campamento estamos realizando capacitación en servicio.

 

3- Danza: el espacio de danza surge el año pasado como otra propuesta en favor de disminuir el sedentarismo y en relación ala gratificación emocional que comentábamos antes. Comienza siendo un estimulo semanal con un grupo de alumnas elegido al azar quienes bailan imitando directamente los movimientos que la profesora plantea. Progresivamente logramos armar algunas secuencias de movimiento que se empiezan a conformar una coreografía. Las alumnas disfrutan y piden este espacio por lo que se agrega este año otro estimulo a la semana, y se empieza a conformar el grupo de las adolescentes mujeres como el destinatario del proyecto. El espacio del proyecto de danza se empieza a conformar como espacio de la femineidad (no porque así estuviera planteado). Y yo “miro” en esto que “las chicas” se apropian de la creatividad y la expresión artística para distinguirse de los varones que juegan el fútbol en el recreo. Comparten este espacio alumnas de tres grupos distintos, algunas de las que tienen marcha autónoma y otras utilizan sillas de ruedas o andadores para desplazarse.

 

Objetivos: “Crear nuevos patrones motrices que incrementen su vocabulario corporal, partiendo de la imitación de nuevos movimientos. -Descubrir sus potencialidades expresivas individuales y en grupo, tratando de superarse y afianzando  la autoestima y autonomía. -Desarrollar la imaginación y espontaneidad. -Favorecer la desinhibición y el conocimiento personal expresivo y -adaptación personal al entorno. -Desarrollar su capacidad comunicacional y la creación de vínculos con pares y adultos.-Afianzar nociones espaciales y temporales que se utilizan en la vida cotidiana.”

 

Actividades:

 

La clase plantea cada vez mas participación y protagonismo. Empiezan a surgir las personalidades y características de cada bailarina. Existe “el paso” de tal o cual alumna que todos reconocemos e imitamos ya que fueron expresiones que surgieron en el trabajo.

Empezamos a escuchar otras músicas, no solo las que nos gustan o están de moda. Aprovechamos el recurso tecnológico que es Internet y miramos videos musicales intentando copiar secuencias coreográficas y/o adaptarlas. En este momento este espacio es todavía un espacio de producción grupal que no busca tanto mostrar lo que produce como producir en si mismo.

“Nuestra escuela desea abordar el desafío de convertirse en ese lugar donde el joven pueda desplegar todas sus potencialidades y acceder a los saberes y a las actividades propias de todos los adolescentes, para rescatar así ese sujeto que a pesar de su discapacidad motriz sigue siendo sujeto pasible de ser mirado como adolescente, mujer o varón, capaz de aprender  y disfrutar con los demás son las adaptaciones necesarias.” Proyecto Escuela 2010


[2] Proyecto bochas 2007 -9

[3] La actividad física se define como cualquier movimiento corporal producido por la musculatura esquelética, con el consiguiente gasto de energía.

[4] Pei Escuela de Educación Especial Nº 11 – Año 2009

[5] Pei Escuela de Educación Especial Nº 11 – Año 2009

[6] Pei 2007

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores

%d personas les gusta esto: