Un trabajo en equipo

Título del trabajo: Un trabajo en equipo o un equipo de trabajo. La función del psicólogo: abstención de lo impertinente.

Autoras: MEDINA, Virginia; VÁZQUEZ, Claudia.

Institución: Escuela Especial Domiciliaria Nº 8, D.E. 9º.

Resumen: Preguntas y reflexiones me causa la práctica como Psicóloga en el gabinete de una Escuela de Educación Especial Domiciliaria y, sobre todo, la experiencia a diario de transitar los avatares de la tarea con otros integrantes.

En la acepción de la palabra Equipo insiste la idea de un conjunto de personas u objetos con un fin determinado.

¿Será ese imaginario el que a veces , en busca del objetivo en común, nos hace modelar las diferencias de nuestras prácticas produciendo un borramiento de lo singular más que causar lo singular de las respuestas que exige nuestro trabajo diario?

¿Se trata de interdiscursividad o de intertextualidad? ¿Será en la interdiscursividad donde se instala el olvido de hacerse función y el no abstenerse “de lo que esta de más”?

Impertinencia: lo que no viene al caso.

En la Semana de la Educación Especial  la convocatoria son las Prácticas Pedagógicas- Identidad y Diferencia en el Marco de una Escuela Inclusiva.

Preguntas y reflexiones  me causa la práctica como  Psicóloga en el gabinete de la Escuela Especial Domiciliaria Nº8 y, sobre todo, la experiencia  a diario de transitar los avatares de la tarea con otros integrantes.

Nuestra Escuela brinda atención escolar en domicilios, tutorías en secundaria y prácticas pedagógicas en integración.

Niños y familias que transcurren por momentos de enfermedad y conflicto.

Enfermedades y conflictos que inhabilitan a ese niño-alumno a continuar con su escolaridad tanto especial o común poniéndose en cuestión la demanda educativa y la demanda social. Realidades complejas y contradictorias de difícil abordaje desde la escuela.

Gabinete Escolar – Equipo

Con facilidad hemos pensado que el abordaje requiere para su resolución producir un acuerdo de pareceres o de marcos teóricos siendo el gabinete una de las puertas de entrada.

Gabinete escolar conformado por disciplinas como la psicopedagogía, el trabajo social y la psicología. Discursos encarnados en los profesionales a cargo.

En la acepción de la palabra Equipo insiste la idea de un conjunto de personas u objetos con un fin determinado.

Efectos de la práctica: interrogarse

¿Será ese imaginario, el que a veces, en busca del objetivo en común, nos hace modelar las diferencias de nuestras prácticas produciendo un borramiento de lo singular más que  causar lo singular de las respuestas que exige nuestro trabajo diario? ¿Por qué la exigencia de unir miradas y lecturas cuando cada uno de los que conforma el equipo de trabajo ha elegido caminos distintos para su práctica?

¿Invalida la tarea el que no haya encuentro? ¿El desencuentro es improductivo a nuestro quehacer diario? ¿Coincidir en los modos sería  condición única para que la Tarea sea efectiva?

¿Se trata de interdiscursividad o de intertextualidad? ¿Será en la interdiscusividad donde se instala el olvido de la función y el no abstenernos “de lo que esta de mas”?

Impertinencia: lo que no viene al caso

Dos viñetas escolares

La doble pertenencia de niño- alumno no es unívoca, ni simple y si es pertinente a nuestra tarea en el gabinete. Tarea que conlleva a discusiones, divergencias, críticas y consenso al momento de un trabajo en equipo.

Contaremos dos situaciones de nuestra práctica.

Cabe aclarar que hemos elegido de cada una de ellas un recorte que marco, a posteriori, un movimiento de tensión y de  cambio de sentido tanto en el modo de intervenir como en la conformación del equipo.

La  integración de Matías en sala de 4 da que hablar; directivos, docente de sala, gabinete de escuela especial, equipo de orientación escolar y la frase de “cuando la integradora no esta Matías vuelve para  atrás”

Matías no respondía casi a ninguna consigna, su estar en el jardín era un deambular  deteniéndose “en enterrar en las macetas animales de juguete” o ingresar a la sala por azar.

El Jardín solicita intervención del equipo de orientación concluyendo incluir una maestra integradora requerida a nuestra escuela

La maestra integradora en su intento de vincularse con Matías, decide partir del diagnóstico para pedir orientación e implementar estrategias. En la experiencia de la práctica conocerá y reconocerá a este niño-alumno, el diagnóstico ya no le será significante y al advertir su malestar volverá productiva la experiencia con Matías recurriendo así al gabinete.

Lo “que no se entiende de Matías” nos obligo a discurrir y discutir sobre la expectativa, pareceres, reflexiones críticas, lecturas y experiencias previas con otros niños. Lo que cada uno podía escuchar de Matías desde su función, los porque, como y para que, todos estos enunciados colocados en signos de pregunta abrían la posibilidad de no anticiparse con ningún saber previo. La experiencia daría algunas respuestas.

Los obstáculos de la experiencia conformó el equipo de los que íbamos a intervenir.

Comenzamos a trabajar maestra integradora, psicóloga, psicomotricista y fonoaudióloga en el marco de la función, con el niño, con los padres, con la integradora y el enlace con la docente y directivo de la escuela de origen. La psicóloga del gabinete no conoce a los padres de Matías. No es necesario para pensar junto a la integradora estrategias y modos de dirigirse con el propósito de dejar de ser la “única para Matías” y de “recortar lo que no venía al caso”. Leemos nuestras intervenciones en sus efectos.

Matías dirige la mirada, por momentos juega y la maestra de sala escucha la posibilidad de acercarse a él. Planteamos que Matías asista con sus padres una vez por semana a trabajar con la psicomoticista en nuestra escuela. Entrar en la Escuela Especial produce efecto de subjetividad en los padres. El papá parece tomar la apuesta. Matías busca mostrarles  a los padres lo que hace luego de cada encuentro en nuestra escuela.

No se trata de soluciones pero si de posibilidades.

La novela familiar

¿Abstenernos de la novela familiar, del relato, de la explicación de los porque para las expresiones de Matías sería una función de los profesionales “psi” que conforman el gabinete?

Niños díscolos que quedan por fuera del aula, miradas que se coagulan en el entorno.

¿Abstenerse de la interpretación psicológica, volverse función y causar el trabajo del docente en el texto mismo de su malestar podría ser uno de los modos de nuestra práctica?

Tal como lo expresan Noemí Aizencang y Betina Bendersky:

“No es función del maestro explicar por qué no aprende un niño pero si distinguir en que circunstancias, con qué ayudas y de qué modo lo hace o no lo hace”. (2009, p 64)

En esta doble pertenencia niño –alumno conocer y reconocer los procesos de la Infancia como tránsito de la vida en la que se encuentran  los alumnos en general, sería valioso para nuestras intervenciones y prácticas docentes.

No estamos  librados, en ocasiones, a suponer, a fantasear, que si tal o cual niño tuviera otros padres su infancia transcurriría más libre de conflictos y o padecimientos. Intervenir, enseñar, escuchar, jugar con los niños nos convoca y cuestiona nuestro lugar de adultos.

Impertinencia: lo que no viene al caso; psicologismo en el aula, psicologisar a la docente, ensayar a través de la novela familiar “el porque de lo que le ocurre a ese niño”.

Pertinencia: Establecer confianza de trabajo con la docente y con la escuela permitió a algunos miembros del equipo poder decir y recortar “lo que no venía al caso” que trajo como efecto inaugurar nuevos modos y dosificar entusiasmos para con Matías.

“Nos resulta imposible ignorar el efecto que la palabra tiene sobre los sujetos: algunas posturas incluso, plantean al lenguaje como una acción que al nominar produce la realidad” (Aizencang y Bendersky, 2009, p 67)

Antes de ingresar a un domicilio  la Trabajadora Social dice “Voy a hacer de Escriba”.

El Escriba según el Diccionario de la Real Academia Española lo define  “según la antigüedad como Amanuense. El Amanuense era la persona que tenia el oficio de escribir a mano copiando o poniendo en limpio escritos ajenos.”

Trabajadora social que no interviene desde el asistencialismo sino desde la “oportunidad”. Es en el marco de esta posición que lo dicho resuena. .

Psicóloga y Trabajadora Social se presentan en un domicilio sin saber previamente que la apuesta será “poner en limpio escritos ajenos”

Diego, niño con daño temprano, alumno de ninguna escuela, de alta del  hospital de día, demanda social de escolaridad, experiencias fallidas en los intentos de escolarizarlo.

Dejándonos tomar por  escenas y  actores; Asistente Social del Hospital al que concurría, Psiquiatra, Escuela anterior y otros llegamos al domicilio.

Comenzamos vinculándonos con la madre, la cuál mostraba su malestar frente a tantas voces que hablaban de lo que necesitaba su hijo. La frase de la Trabajadora Social había sido oportuna, alegando su “no saber” sobre lo pedagógico abría la oportunidad de permitir escucharse a la psicóloga una pregunta ¿Cuál era nuestra tarea con este niño? La  pregunta silenciosa y lo dicho aparentemente al azar marco nuestros lugares en la tarea que íbamos a desarrollar.

La Trabajadora Social escuchaba a la madre y escribía poniendo en limpio escritos ajenos, una y otra vez. Una y otra vez la psicóloga jugaba con el niño a miras de la madre. Visitas pautadas, secuenciadas, ofertando confianza al silenciar opiniones y sugerencias permitió  que se pudiera decir que: para ingresarlo a una escuela había que realizar pasos previos que necesitaban de la predisposición de la madre.

La novela familiar contada por  la madre tuvo como respuesta rescribir en cada visita otra historia; la instancia de lo escolar.

Cuaderno de Bitácora, como la trabajadora social llama a su cuaderno; el que apunta el rumbo, la velocidad, las maniobras y demás accidentes de la travesía de la práctica.

De allí en un segundo momento se desprende el informe  para dejar en el legajo de ese alumno, pero ya es otra escritura.

En la impertinencia de no escribir lo anecdótico ni la búsqueda de una pequeña verdad se pudo decir  el intento de escribir una nueva historia escolar. La novela familiar no fue el contenido central ni se trasladaron conclusiones para anticipar  posibilidades.

El trabajo esta en marcha, los resultados no se saben previamente.

Un bosquejo enmarcado por una ética

Hay abundante desarrollo teórico sobre multidisciplina, interdisciplina y transdiciplina. Encuentros y alcances de disciplinas, métodos y discursos. Elichiry (1987) se refiere a la multidisciplina como yuxtaposición, la interdisciplina como interacción y enriquecimiento, y la transdisciplina como la unificación sistémica de todas las disciplinas involucradas.

No sabemos si lo que hacemos encaja en alguna de estas entidades, pero en todo caso compartimos una pequeña reflexión inacabada, un bosquejo:

El gabinete nos preexiste como lugar, como nominación dentro de la escuela y la tarea siempre esta por advenir. Nuestras preguntas están más dirigidas a interrogar las intervenciones que realizamos que en formular teorías o diagnósticos.

El acto de escuchar a los que nos hablan  por lo menos tiene dos momentos; escuchar  lo que nos informan y un segundo momento, escuchar lo que no se entiende.

Tenemos la impresión que entre estos textos parlantes y nuestras escuchas se produce un acto de lectura, lectura del conflicto, del malestar, de la demanda, de situación, de la diferencia y de lo singular. Entre textos se instala, a veces, un sentido nuevo que en los actos de nuestra práctica nos permite intentar hacer de la diferencia no “una exclusión más” sino una inclusión desde lo propio de cada niño en la escuela.

Lista de Referencias Bibliográfícas

  • Aizencang N y Bendersky B (2009) Acerca de las intervenciones psicoeducativas en la escuela: prácticas que posibilitan. Elichiry, N (comp.). Inclusión Educativa. Investigaciones y Experiencias en Psicología Educacional. Buenos Aires. JVE. Ediciones.
  • Baraldi, C (2005) Mujeres y Niños ¿Primero? Rosario. Pica de Santa Fe. Homo Sapiens. 2005.
  • Diccionario de Uso del Español, Herederos de Maria Moliner (1996), de la edición electrónica. Editorial Gredos
  • Elichiry, N (compiladora). (1987) Importancia de la articulación interdisciplinaria para el desarrollo de metodologías transdisciplinarias. El niño y la escuela: reflexiones sobre lo obvio. Ediciones Nueva Visión 1987. Buenos Aires.
  • Freud S. (1908)  La novela familiar de los neuróticos. Tomo IX. OC. Buenos Aires: Amorrortu.
  • Porge, E. (1967) La transferencia a la Cantonade. La Transferencia. Buenos Aires. Revista Litoral 10.
  • Quincey de T (2006) Bosquejos de la Infancia. Escritura original (1851) traducido por Jerónimo Ledesma. Buenos Aires. Caja Negra Editora.
  • Rubinsztejn, D. (2006)  Modos de Abstinencia. Buenos Aires. Letra Viva.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 37 seguidores

%d personas les gusta esto: