Compartiendo cuentos

Título del trabajo: Compartiendo cuentos (“Sharing stories”).

Autora: PORTILLA, Mariángeles.

Institución: Escuela Nº 19, D.E. 19º.

 

Resumen: En el presente trabajo se desarrollará el recorrido de una práctica pedagógica de inclusión de los alumnos de recuperación a las clases de idioma extranjero, inglés, en una institución primaria del Barrio Ramón Carrillo. En la misma se incluyó a un grupo de alumnos a las clases de inglés de segundo grado. Además, dichos alumnos fueron incluidos en un proyecto interescuelas relacionado con el aprendizaje del idioma a través de cuentos de autores en lengua inglesa.

Introducción

 

El presente trabajo se desarrolla en una escuela perteneciente al Barrio Ramón Carrillo en el Bajo Flores. La población escolar que concurre al establecimiento posee muchas necesidades básicas sin cubrir. En el mismo, funciona un grado de recuperación al que concurren 6 alumnos. Durante este año se planteó la necesidad de que estos niños se integraran, no sólo a las clases curriculares de música y educación física, sino también a idioma extranjero. El presente trabajo es el relato de la experiencia pedagógica de integración que se está llevando a cabo en las clases de idioma inglés.

 

Primeros pasos

 

Para comenzar, y dado que soy docente de inglés, me puse en contacto con la maestra del grado de recuperación para conocer las características e intereses del grupo. Al ser un grupo pequeño, me resultó sencillo identificarlos rápidamente. Una vez establecido el primer contacto, comencé a evaluar en cuáles de los grupos que tengo en la institución podían integrarse más fácilmente. Los dos primeros grados son muy numerosos y, en uno de ellos en particular, los alumnos son muy inquietos. Además, una de los alumnas, Rocío, ya me conocía del año anterior y facilitó el contacto con sus pares.

Una vez decidido que los alumnos estarían en segundo grado, la maestra de recuperación accedió a acompañarme las primeras clases hasta que se estableciera un vínculo con los alumnos.

Con el correr del primer bimestre, los alumnos se encontraban perfectamente integrados a las clases de inglés. Podían participar en  juegos grupales con ítems de vocabulario trabajados en clase e identificar órdenes simples en idioma extranjero. También cantaban canciones en inglés con mucho entusiasmo.

Como toda docente de idioma, comprendo que frente a una clase en lengua extranjera existen diferentes grados de ansiedad en nuestros alumnos. Mi propuesta hacia el grupo fue elaborar un proyecto que los involucrara y motivara. Crear una atmósfera de confianza mejora la actitud de los niños hacia el aprendizaje de una segunda lengua. Además, observar el trabajo de los pares que comparten el proceso disminuye el nivel de ansiedad que los niños sienten al expresarse en otra lengua. Me pareció interesante que pudieran compartir experiencias de aprendizaje de una lengua extranjera con otros chicos de su edad en un contexto lúdico para generar una atmósfera positiva en la clase de inglés. Así comenzó a gestarse el proyecto “Sharing stories” (Compartiendo cuentos).

 

Proyecto “Compartiendo cuentos”

 

Juntamente con la docente de inglés de la escuela 20 distrito escolar 19, implementamos un proyecto de inglés para compartir cuentos, actividades lúdicas y visitas a las respectivas escuelas.

Para poder incorporar al grupo de recuperación a este proyecto, comencé por trabajar juntos un cuento. La historia se llama “Fat cat on a mat” by Phil Roxbee Cox y Stephen Cartwright. Trabajé el cuento con ellos en el aula de segundo y además, en forma individual con el grupo. De esta clase, resultó un póster grupal donde ellos volcaron sus dibujos en relación al cuento. La actividad les pareció interesante y la disfrutaron mucho. Además, les encantó ver su póster exhibido en la cartelera de la escuela. Esto resultó muy estimulante para ellos ya que ayudó a mejorar sus niveles de autoestima.

La maestra de recuperación estaba trabajando un personaje que en español se llama la Bruja Berta. Por lo tanto, para la primera sesión del proyecto decidí contar el cuento “Winnie, the Witch” by Paul Korky and Valerie Thomas. Así fue como los 6 alumnos se incorporaron definitivamente al proyecto de segundo grado.

 

Las brujas

 

La primera clase del proyecto se llevó a cabo en la escuela 19. Vinieron a visitarnos los 60 alumnos de segundo grado de la escuela N°20. Los chicos cantaron canciones para saludarse y participaron en juegos antes de escuchar a una docente disfrazada de bruja contar el cuento “Winnie, the Witch”. Dos de los alumnos pasaron a participar cantando canciones en inglés frente a todos sus compañeros. Les resultó una experiencia increíble. Luego participaron del taller de arte que se realizó como cierre de la actividad del cuento.

Fue muy alentador para los alumnos sentir y compartir una experiencia en el segundo idioma. Ello reforzó la idea de que estudiar inglés tiene el propósito de comunicarnos. Como la oferta de juegos y canciones era variada, cada alumno participó según sus posibilidades, ayudando con las peculiaridades de cada uno. Pero, por sobretodo, los niños sintieron que podían usar el idioma en forma lúdica y poder compartir el proceso de aprendizaje con sus pares.

 

Visitando otra escuela

 

La segunda sesión del proyecto se desarrolló en la escuela N°20. Allí los alumnos jugaron y cantaron en inglés, además de escuchar el cuento “The very hungry caterpillar” by Eric Carle. Era la primera vez que salían de la escuela como grupo y les resultó muy interesante. Además, tuvieron oportunidad de compartir con otros niños de su edad actividades lúdicas y plásticas.

En el aula de segundo grado, trabajamos vocabulario basado en el cuento. Compartimos actividades de seriación y conteo. Además establecimos relaciones entre el vocabulario ya adquirido y el nuevo. Nuevamente, participaron con entusiasmo de las actividades propuestas.

La relación entre los alumnos y yo se fue afianzando paulatinamente, al punto de ser una referencia para ellos cuando no está su maestra de grado. En una ocasión que su maestra estaba de licencia, uno de los alumnos me acompañó toda la mañana a dar clase de inglés en otros grados.

El proyecto también me permitió incorporar otros soportes a las clases. También trabajé con el video de los cuentos permitiendo a los alumnos tener una escucha distinta hacia el idioma. Los alumnos no tuvieron dificultad en reconocer las palabras y estructuras trabajadas en clase. También, al permitirse disfrutar de un video, que para ellos es algo más cotidiano, el bloqueo normal a las actividades de escucha no existió. Los alumnos disfrutaron de la película sin prestar atención más que al contenido del video. El mismo soporte se utilizó para otros cuentos y resultó muy interesante combinar las imágenes del libro con las animaciones del video.

La tercera parte del proyecto fue visitar nuevamente la escuela 20. Esta vez nos acompañaron algunos alumnos de primer grado. En esta clase se recortaron todos los cuentos trabajados hasta ahora y se incorporó otro con vocabulario de animales. Los alumnos participaron muy interesados de la propuesta.

 

Adecuación curricular

Los alumnos de segundo grado están comenzando con su proceso de lectoescritura en segunda lengua. Esto permitió que los alumnos de recuperación puedan mantener su propio paso en este proceso. Sin embargo, se los estimula más desde la oralidad. En la clase se privilegian los juegos y canciones que permiten una mejor internalización del vocabulario. Las respuestas que se esperan de estos alumnos son si/no y algún vocabulario concreto. Aún no han pasado a la etapa de producción de oraciones. No obstante, logran comunicarse. La comprensión auditiva es adecuada en todos ellos. Las actividades gráficas frecuentemente incluyen la copia, ya sea del pizarrón o de algún póster presente en el aula. Vale aclarar que sólo se les guía a la respuesta, es decir no se señala la palabra a copiar sino que se los estimula a que encuentren la palabra correcta encogiéndola de entre un grupo de palabras.

 

Proceso vincular

 

Los alumnos tienen un muy buen vínculo con sus compañeros de clase. Pueden establecer relaciones sin dificultad. Al comenzar el año, solían sentarse juntos en una mesa. Progresivamente los fui alentando a que se separan en distintos lugares del aula. Actualmente comparten las clases con alumnos de segundo con los que se sientan en forma frecuente.

 

Conclusión

 

La experiencia de integrar a estos alumnos a la clase de idioma extranjero fue altamente positiva. Los alumnos recorrieron un proceso que les resultó beneficioso para su relación con los demás. Además, pudieron mejorar su autoestima al poder sentir la capacidad de compartir sus conocimientos con pares en un grupo extenso. Participar de un proyecto interescuelas los consolidó como alumnos de la institución y benefició su relación con otros docentes de la institución.

 

Bibliografía

 

  • Amato, R. “Making it happen”, Longman, 1988.
  • Bowler,B and Palmiter,S. “Mixed-level teaching: tiered tasks and bias tasks” in English Teaching Professional, Issue five, October 1997.
  • Rose, Jim Mixed ability in English teaching professional, Issue Three, April 1997.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: