Superar las barreras

Título del trabajo: Superar las barreras para la participación y el aprendizaje en el nivel medio. Proyecto de inclusión.

Autoras: FERNÁNDEZ, Silvina; MARCENARO, Silvia; RULLI, Florencia; SANTUCHO, Julieta; YAMANE, Alicia.

Institución: Escuela de Recuperación Nº 10, D.E. 10º.

 

Resumen: El proyecto de inclusión en Media es una modalidad de intervención particular con una fundamentación teórica, que caracteriza una mirada integral del joven. Donde no solo se apunta a considerar los contenidos curriculares y sus adecuaciones a fin de permitirles a los jóvenes el acceso al conocimiento, sino también abordar la dimensión subjetiva, colaborando en destrabar nudos problemáticos, considerar sus miedos, inquietudes, intereses y contribuir a que puedan  visualizar sus posibilidades, afianzar su autoestima, lograr mayor autonomía, lo cual redundará en lo que se podría llamar la construcción de su “Proyecto de Vida”.

 

 

En este momento la Educación Especial es considerada como una modalidad del sistema educativo destinada a asegurar el derecho a la educación de las personas con discapacidad, temporales o permanentes, en todos los niveles del sistema. Educación Especial acompaña en todas aquellas problemáticas específicas que a la Escuela Común se le dificulta abordar.

Hoy la “Discapacidad” desde el modelo social sostenido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el marco de las Convenciones y Principios de Derechos Humanos, no es un atributo de la persona sino un conjunto de condiciones que responden a la interacción entre las características del individuo y el contexto social.

De allí que la idea es trabajar desde el Área de Educación Especial y Común para favorecer la superación de las barreras para la participación y el aprendizaje en todos los niveles.

Específicamente a nosotros nos involucra en este trabajo centrarnos en el nivel de Educación Media   y en el Proyecto de Inclusión, sostenido ya desde hace 10 años por la Escuela de Recuperación Nº10.

El mismo plasma una historia, una modalidad de intervención particular y una fundamentación teórica, que caracteriza una mirada integral del joven, donde no solo se apunta a considerar los contenidos curriculares y sus adecuaciones a fin de permitirles el acceso al conocimiento sino abordar la dimensión subjetiva, colaborando en destrabar nudos problemáticos, considerar sus miedos, inquietudes, intereses y contribuir a que puedan los alumnos visualizar sus posibilidades, afianzar su autoestima, lograr mayor autonomía, lo cual redundará en lo que se podría llamar la construcción de su “Proyecto de Vida”.

La experiencia de Inclusión en la Escuela Media se inicia hacia fines del año 2001, cuando la Escuela Nº10 de Recuperación es convocada para acompañar la integración de una alumna que había terminado su escuela primaria en el marco de un proyecto de integración y que a solicitud de sus padres, le asignaron una vacante en el Colegio Julio A. Roca, para que iniciara su escolaridad secundaria.

Fueron entonces, los padres de nuestra escuela los que enterados de esta experiencia solicitaron que sus hijos tuvieron la misma oportunidad de participar en un Proyecto de Inclusión una vez finalizada la etapa de la escuela primaria.

Conformado el equipo de Inclusión se comenzó a diseñar una forma de intervención diferente que brindara un acompañamiento más profundo. Teniendo en cuenta los aportes teóricos: Modelo sociohistórico de Vigotsky (1979), quien define la Zona de Desarrollo Próximo, los principios que definen al Aprendizaje contextual, Documento Marco, Ley 447, y Programa Aura (Proyecto de autonomía personal), entre otros.

Durante los años siguientes otros alumnos de la Escuela de Recuperación fueron ingresando al Comercial Nº17 en el marco del mismo proyecto inicial que contemplaba la asistencia a la tarde al secundario. Los mismos son acompañados cuatro días de la semana por una docente de apoyo con el fin de identificar con mayor precisión la índole de las necesidades educativas de cada joven elaborando un plan de trabajo individual, registrar las adaptaciones curriculares y evaluar permanentemente y conjuntamente con el profesor de cada materia estrategias utilizadas y los logros obtenidos así como también el acompañamiento en el proceso de socialización. Otra posibilidad de intervención es el trabajo en Pareja Pedagógica. También los alumnos asisten dos veces por semana en contraturno a la Escuela de Recuperación para participar del Proyecto Jóvenes, en este espacio el docente apoya en los contenidos específicos indicados por los profesores de la Escuela Media e interviene en situaciones que hacen en su desarrollo personal.

Este año el Proyecto de Inclusión en Media se ha ampliado y articulado nuevamente con el colegio Nacional Nº 8 Julio A. Roca para el acompañamiento de dos jóvenes provenientes de la Escuela de Recuperación Nº10.

El equipo de inclusión no solamente participó del proceso de presentación e inicio de la propuesta, sino en la contención respecto de las emociones que despierta un proyecto de estas características en los profesores.

Quienes conformamos el equipo tratamos de enriquecer nuestras intervenciones realizando ateneos semanales para el seguimiento de las necesidades de los alumnos en relación tanto a lo personal  como a lo académico, intercambios sobre los acuerdos de adaptaciones curriculares y criterios de evaluación realizados con cada uno de los profesores de las distintas materias correspondientes a primero, cuarto y quinto año. También profundizamos nuevos aportes teóricos.

Se sostiene que la evaluación de los aprendizajes de los jóvenes requiere una constante participación de todos los docentes que intervienen y supone apreciación, análisis y reflexión sobre la marcha de los diversos procesos de aprendizaje, teniendo siempre en cuenta cuál fue el punto de partida de cada uno de ellos, el desarrollo del proceso educativo.

Hoy han pasado varios años ya de aquel desafiante inicio; si pensamos en relación a los obstáculos por los que se debieron atravesar, es importante señalar que en procesos de esta índole en el que están implicadas con diversos sentimientos e ideas numerosas personas, es inevitable que se presenten momentos de desconciertos, temor, contradicción, comentarios negativos como así también positivos de reconocimiento, ayuda, solidaridad y entusiasmo. Nuestra posición frente a los obstáculos que se presentaron y se presentan es la de interpretar que los mismos forman parte del camino de cambio hacia la escuela que atienda a la diversidad.

 

Bibliografía:

Vigostky, L. S. (1979) El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Buenos Aires. Grijalbo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: