“Inglés en Acción”

Título del trabajo: “Inglés en Acción”: la herramienta que Procusto necesitaba.

Autoras: SÁNCHEZ BESADA, Pamela.

Institución: Proyecto Inglés en Acción. Dirección de Educación Especial.

 

Resumen: Procusto era un bandido que se instaló en la ruta entre dos ciudades. Era un maniático de la uniformidad. Adaptaba a sus huéspedes a su lecho. Si la víctima era alta, y sobresalía de la cama Procusto procedía a serruchar las partes de su cuerpo que sobraban. Si por el contrario era más baja, la maniataba y descoyuntaba  hasta estirarla. Hasta que un día Teseo, al ver que no entraba en la cama por su altura, decide acostarse de manera oblicua.

Este escrito pretende dar cuenta de que otra escuela es posible, otro lecho es posible, y que prácticas pedagógicas innovadoras como “Inglés en acción”, responden a esta necesidad de generar programas educativos apropiados, adecuados a las capacidades y necesidades de TODOS. Los tiempos cambian, los chicos cambian, las necesidades cambian… Y hoy la escuela está cambiando.

 

Eléusis, ciudad cercana a Atenas, era la ciudad sagrada y hasta allí se llegaba en peregrinación. Pero en algún momento se instaló en los caminos un bandido llamado Procusto. Procusto era un maniático de la uniformidad. Le preocupaba que los hombres no fuesen todos iguales, iguales de altura. No toleraba ni a los petizos ni a los altos. Él quería imponer la igualdad.

Viajero que se atrevía a los caminos de Eléusis y caía en manos de Procusto era primeramente desvalijado (una primera forma de imponer la igualdad), y luego acostado en una cama, que pasó a la historia con el nombre de “el lecho de Procusto”. Si la víctima era alta, y sobresalía de la cama Procusto  procedía a serruchar las partes de su cuerpo que sobraban. Si por el contrario era más baja, la maniataba y descoyuntaba a martillazos hasta estirarla (de aquí viene su nombre).

Hasta que un día Procusto se encuentra con Teseo quien se deja seducir y al acostarse en el lecho y darse cuenta que por su altura no entraba en la cama decide acostarse sobre ella de manera oblicua. Procusto queda anonadado frente a la respuesta de Teseo, quien se aprovecha de su perplejidad y procede a matarlo.

 

Para dar respuesta a la ley de inclusión impulsada por el Ministerio de Educación, surge el programa “Ingles en acción”; una iniciativa de Susan Hillyard, docente formada en “Enseñanza de la Lengua Inglesa a través de Procesos Teatrales”, con la colaboración del Departamento de Lenguas Extrajeras.

Este programa tiene como objetivo último facilitar la inclusión de aquellos alumnos que por diversas cuestiones asisten hoy en día a escuelas de recuperación de la Ciudad de Buenos Aires y que se espera logren reinsertarse exitosamente en escuelas convencionales.

“Inglés en acción” pretende ser el Teseo de la leyenda. Muestra que es posible aceptar y trabajar con las diferencias generando CON ellas un proceso enriquecedor.

Nuestro trabajo consiste en enseñar la lengua inglesa a través de procesos teatrales. ¿Por qué a través de procesos teatrales? La dramatización promueve el desarrollo de habilidades de pensamiento avanzadas al mismo tiempo que favorece el autocontrol, fortalece el autoestima y desarrolla la confianza.

El entender al fenómeno educativo como objeto complejo y no como una situación triádica o diádica hace necesario considerar al contexto ya no como un mero decorado sino como un condicionante en el desarrollo. Los alumnos con los que trabajamos presentan: parálisis cerebral, dislexia, fallas en el desarrollo ortopédico, Síndrome de Déficit de Atención con Hiperactividad, discapacidades físicas, sordera, fobia a la escuela, pobreza, problemas de conducta, de comportamiento y de adaptación a los dispositivos de la escuela formal. Muchos de ellos son inmigrantes, y/o habitan en barrios carenciados. Es por esto que se hace necesario que la escuela se adapte a las necesidades de los alumnos y no que los alumnos se adapten a las necesidades de la escuela actuando así como un  Procusto moderno. “Ingles en acción” es una práctica educativa que atiende la diversidad y promueve la inclusión.

Un herramienta fundamental en nuestro trabajo es lo que llamamos “Action sack”. Consiste en un bolso que contiene gran cantidad de recursos didácticos que servirán como disparadores para el desarrollo de nuestras clases. Cada “Action sack” tiene como eje central un tema o un cuento, esto nos facilita la continuidad y la relación entre las clases. Dentro de los bolsos encontramos los elementos con los que trabajamos: mascaras, títeres, cuentos, canciones, poemas, juegos, todos elementos que permiten el desarrollo de la creatividad y expresión, habilidades bloqueadas en la mayoría de los alumnos. Fomentamos la expresión corporal para llevar a nuestros alumnos desde la pasividad hacia la acción, primero desde lo motriz para que a través de la experiencia se construya el rol activo del alumno.

Para todos los integrantes del programa “Inglés en Acción”, la diferencia no es entendida como deficiencia y consideramos que ni éstas ni las posibilidades se encuentran sólo en el sujeto alumno, sino que es la situación educativa la que puede entorpecer o propiciar tanto los aprendizajes como el desarrollo de los sujetos. No es necesario actuar como Procusto si contamos con una herramienta que nos permita moldear el lecho según nuestro huésped.

 

Experiencia personal

En principio en la clase de inglés se cambia la disposición de los bancos. Procuramos trabajar en círculo. Creemos que favorece y facilita las interacciones al mismo tiempo que nos permite tener contacto visual directo con aquel que interactúa con nosotros. Fue un desafío que los chicos pudieran trabajar de esta manera. Acostumbrados a tener el banco frente a ellos, que los contiene o, deberíamos decir, limita, resultaba difícil llevar a cabo la clase sin sobresaltos. Hoy en día, después de varias clases, son los chicos mismos los que llegan al aula y ponen las sillas en círculo para la clase de inglés.

Unas clases atrás comenzamos a trabajar sobre los estados de ánimo. Mi “Action sack” tiene como eje el tema: la fiesta. Primero comenzamos por introducir un estado de ánimo como es el estar sorprendido. Teatralice yo misma una fiesta sorpresa, en donde a través de mi cuerpo y mis gestos, los chicos entendían como me sentía en cada momento de la fiesta.

Luego mediante imagines complemente la introducción del vocabulario. El soporte visual resulta muy fructífero. Presenté imágenes de personas que demostraban distintos estados de ánimo. Pudieron diferenciarlos y enunciarlos sin dificultades. Pero la actividad se complicó cuando les propuse que pensaran por qué estos personajes se sentían de determinada manera. Al comienzo las respuestas fueron todas negativas: “No, no se”, “Eso es muy difícil” “No tengo idea”. Luego de insistirles repetidas veces para que se dejaran llevar por su imaginación, lograron pensar algunas situaciones. Si por ejemplo mostrábamos a alguien llorando la respuesta era “Perdió toda la plata en el juego y ahora llora”. Si mostrábamos a alguien enojado “Encontró a su mujer con otro”. Buscaban situaciones que, según sus dichos, tenían que ver con su vida cotidiana. Les resultaba muy difícil pensar en situaciones hipotéticas.

Varias clases después les pregunte si recordaban estos estados de ánimo, y la respuesta fue positiva. Les pedí que pensaran qué situaciones los pondrían a ellos de determinado humor. Esta tarea se vió enriquecida mediante la utilización de técnicas de dinámica de grupos. La disposición de los bancos en forma de circulo y el incentivar a los alumnos a que expresen cualquier idea, por mas absurda que les parezca, permite vencer inhibiciones y despertar su creatividad. Les pregunte que situaciones los hacen enojar, ponerse tristes o contentos. Realizaron esta actividad sin ningún problema. Algunas de las situaciones fueron: “cuando te regalan algo te pones contento” “Te enojas cuando te peleas con alguien” o “cuando estas solo estas triste”.

Esta actividad promovió que los alumnos se expresaran. A partir de cada situación propuesta por ellos mismos, se fueron contando experiencias personales. Uno de ellos nos contó sobre su cumpleaños y lo contento que se puso con los regalos. Otro contó una situación del recreo, una discusión con un compañero que le había provocado mucho enojo y gracias a esto pudieron conversar sobre el problema.

Propuse actuar estas situaciones, recrearlas para que todos vieran y entendieran qué cosas nos hacían poner de distintos estados de ánimo. En un primer momento la respuesta fue negativa pero de a poco fueron pasando al frente y recreando estas situaciones. Creamos diálogos pequeños, de tres líneas, para que junto con el movimiento del cuerpo y de la cara los otros entendieran que era lo que estaba ocurriendo y así pudieran adivinar a que estado de animo correspondía la teatralización.

De esta manera vemos como existen diversas herramientas que podemos utilizar para incorporar el idioma y a la vez favorecer el desarrollo personal. Trabajamos en equipo, expresaron sentimientos y aprendieron el idioma.

 

Bibliografía

  • Baquero R. (2001) “La educabilidad bajo sospecha”, en Cuaderno de Pedagogía. Nº 9 Rosario.
  • Baquero, R. (2007) “Los saberes sobre la escuela. Acerca de los límites de la producción de saberes sobre lo escolar” Ficha CEP.
  • Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Secretaria de Educación. Dirección del Área de Educación Especial (1998) “Actas de las 6 tas. Jornadas de educación especial y 2das. Jornadas interareas.
  • Lus M. A. (1995) “El pesado tema del retardo mental leve”, en De la integración escolar a la escuela integradora, Buenos Aires: Paidós (Cap. 2).
  • Mc Dermott R. (2001) “La adquisición de un niño por una discapacidad de aprendizaje”, en Chaiklin S. y Lave J. (comps.) Estudiar las prácticas, perspectivas sobre actividad y contexto. Buenos Aires: Amorrortu.
  • Mehan H. (2001) “Un estudio de caso en la política de la representación”. En Chaiklin S. y Lave J. (comps.) Estudiar las prácticas, perspectivas sobre actividad y contexto. Buenos Aires: Amorrortu.
  • Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires (2008) “El trabajo en el aula desde una perspectiva inclusiva”
  • Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires (2008) “La diversidad en el proceso de enseñanza aprendizaje”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: