Bases y reflexiones

 

Título del trabajo: Bases y reflexiones acerca de la propuesta educativa “Inglés en Acción”.

Autora: MONTIMURRO, Silvia.

Institución: Escuela de Recuperación Nº 21, D.E. 21º.

Resumen: La siguiente descripción refiere al proyecto Inglés en Acción diseñado por la docente Susan Hillyard en colaboración con la Dirección de Lenguas Extranjeras y un grupo de 20 docentes de inglés dedicadas a enseñar la lengua con técnicas de teatro. A continuación se describe sucintamente el soporte teórico, metodológico y práctico de un abordaje innovador ofrecido a niños con necesidades especiales y con el mismo derecho a aprender un idioma como todos aquellos que por no ser iguales unos con otros, también son diferentes. El objetivo de este programa es, también, de inserción del niño a la escuela “común” ofreciéndole herramientas con las que se pueda manejar en un marco de confianza y de igualdad.

 

Marco Teórico. Propuesta Metodológica y Pedagógica

La enseñanza de inglés supone un hecho dinámico en constante cambio y los diseños curriculares adquieren sentido a través del docente que los recrea y construye caminos en su práctica áulica.

En la enseñanza de inglés con técnicas de teatro el alumno debe-desde la producción y la apreciación- dirigir la mirada sobre la realidad social para ser un protagonista comprometido con su propia historia. Para que esto sea posible el docente, como multiplicador de modelos,  debe multiplicar el vinculado con la autoestima y el crecimiento y no la desvalorización y la dependencia.

Cuando el niño es escolarizado, cualquiera sea el proceso por el cual se lleva a cabo la escolarización (domiciliaria, hospital, etc), ya ha comenzado a elaborar lenguajes corporales y verbales y los utiliza cotidianamente como signos comunicativos en su lengua materna. Del mismo modo el docente de inglés motivará al niño a que a través del lenguaje corporal y verbal vaya incorporando palabras y estructuras que lo llevaran a la exitosa comunicación.

Estos saberes previos, su lengua materna, y la adquisición de inglés como lengua extranjera, se desarrollan y profundizan a través de la práctica de técnicas de teatro en la clase, como proceso activo, posibilita que el niño descubra y elabore modos de comunicar lo que va aprendiendo para que después de reflexionar sobre sus prácticas, construya conocimientos y le dé significado al aprendizaje.

Enseñar inglés con técnicas de teatro es básicamente un espacio de comunicación, un espacio para sentir y pensar en acción. El teatro, como toda acción educativa, debe ser un puente a través del cual el alumno y el docente se comuniquen en una relación horizontal de intercambio de experiencias y conocimiento en los que se nutran mutuamente y crezcan por interacción. Para que puedan crecer es indispensable que se les posibilite un ámbito de confianza, autoestima y respeto mutuo, se le dé “tiempo al hecho creativo”.

El sentir, el pensar y el hacer interaccionan en los procesos y en los productos, desde la participación hasta las acciones democráticas autogestionadas, desde el vínculo hasta el proyecto común, para producir con creciente autonomía.

En el proceso de construcción de conocimientos por el aprendizaje, que es el producto de compartir experiencias grupales, es necesario darle un valor actitudinal al saber hacer.

La dramatización es un instrumento de comunicación interpersonal a través del cual se testimonian en la acción y la reflexión los sentimientos y los pensamientos de los integrantes del grupo y que contribuye a formar la conciencia del nosotros.

Por ser el teatro un juego de ficción, del “como sí”, el alumno puede entrenarse en roles protagónicos, asumir responsabilidades, tomar decisiones y descubrir los elementos generadores que relacionan la vida con el teatro: sujeto, acción, conflicto, entorno e historia. La intervención de la lengua inglesa en este accionar es sumamente productivo y revelador llevando al alumno a explorar, descubrir y potenciar sus propios valores, a la vez que conoce, valoriza y utiliza el cuerpo y la voz como instrumentos de expresión y comunicación, para lograr las competencias que le permitan apropiarse de significados y valores actitudinales y estéticos.

El eje de la disciplina teatral estará centrado en una metodología de la acción a la reflexión, donde todos circulen por roles de emisores y receptores para, a través de la reflexión colectiva, conocerse y conocer, compartir en lugar de competir y, además, desarrollar conflictos, característica indispensable que da identidad al hecho dramático.

Existen contextos grupales y grupos etarios en los que se utilizan primordialmente códigos gestuales para comunicarse. Entre ellos se entienden. Acercarnos a esos códigos es nuestro problema, porque somos adultos que convivimos en otro contexto. No sólo hablan poco por tener un vocabulario limitado sino también por falta de confianza. Cuando se obtiene confianza porque se es aceptado se pasa de un rol complementario a un rol protagónico, se integra la palabra. El alumno, entonces, aporta sus movimientos corporales, gestuales, rítmicos y su oralidad (que a pesar de sus dificultades, lo hace con gran precisión y claridad), en relación con los estímulos y gratificaciones recibidos. Lo que ha oído, lo que ha visto y lo que ha vivido puede representarlo en el lenguaje teatral, con menores dificultades de apropiación de un saber comunicacional como la lectura (no de imágenes) hecha desde la apreciación y la escritura, desde la producción.

En la narración la palabra convoca imágenes individuales y colectivas, visuales, olfativas, táctiles, hay afectos. La primera huella: el ritmo sonoro de corazón de la madre, el ritmo de la hamaca, el ritmo que calma, descubrirse su manito.

Narrar no es sólo leer un cuento; narrar e interactuar, es crear un estado de “reposo” en el receptor, para que éste pueda oír y apreciar. Narrar es saber desentrañar lo escrito, descifrar un conocimiento, recuperar la función social, la comunicación oral-grupal de la palabra. Narrar es contar imágenes, con situaciones, conflictos y personajes que puedan ser asociados y relacionados por el alumno con su experiencia de vida.

La realidad grupal y la idoneidad del docente posibilitarán que el nivel de producción coincida o no con el currículum.

 

Experiencia Personal

Realizo mi actividad en la Escuela 21 del Distrito Escolar 21. Tengo dos grupos integrados de 6to y 7mo grado. Todos con sus cualidades y características personales bien marcadas.

Mi “objeto transicional” es un peluche amarillo llamado “Mr Action”. Mr Action apareció en acción desde el primer día de clase. El primer día a los chicos no les gustó mucho su presencia pero ya la segunda clase, habiendo decidido no sacarlo desde el principio de la clase, los chicos preguntaron por él y allí hizo su aparición…Mr Action. La posibilidad de comunicarse de estos chicos no siempre es fluida, abierta o con confianza, Mr Action es quien se acerca a ellos a alentarlos, siempre con palabras dulces y cariñosas y es a él a quien le responden todas las instancias linguisticas que se presentan en cada clase a través de poemas, historias o canciones. Les encanta interactuar con él y si por alguna razón Mr Action no aparece desde el principio de la clase, ellos lo reclaman hasta que él aparece.

Más arriba me he referido a Mr Action como el “objeto de transición” dado que la función que cumple este peluche es de apoyar y aceptar todas las intervenciones de los niños sin juicio previo, dándoles libertad de acción y expresión. Tanto es así que después de tres meses, los chicos se suben al escenario a dramatizar situaciones cortas en las que se pueden expresar con el  cuerpo y la lengua, también.

El haber trascendido del ambiente áulico al escenario ha sido unos de los logros más celebrados por mí y los docentes compañeros de la escuela quienes también poseen una enorme dedicación y realizan un acompañamiento a los grupos que sirve de enorme soporte para mí para poder llevar a cabo mi objetivo.

Bibliografía

  • Baldwin P. (2004). With Drama in Mind. (“Con la dramatización en mente”) Stafford UK: Network Educational Press.
  • Boal, Augusto. Teatro del Oprimido.
  • Krashen, Stephen. Building Self Esteem.
  • Moreno, Jacob. Introducción al Psicodrama.
  • Vega, Roberto. Escuela, Teatro y Construcción del Conocimiento.
  • Vigotsky, L. “Pensamiento y Lenguaje”. España. Ed. Paidos. 1978.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: